Principales estafas de WhatsApp

Principales estafas de WhatsApp

WhatsApp ha sido una sensación desde su aparición. Revolucionó la mensajería instantánea, enriqueciéndola con prácticamente todas las prestaciones deseadas e imaginadas y llevándola casi a la categoría de red social.

Sin embargo, además de todo lo positivo y bueno que ha traído, condicionando que más de 500 millones de personas la empleen diariamente, la aplicación también ha sido caldo de cultivo para que elementos inescrupulosos, bandidos y pillos con conocimiento de telecomunicaciones e informática salgan a hacer de las suyas e ideen las más variadas estafas.

Casi todas están dirigidas al área financiera y buscan sacar dinero de los usuarios de WhatsApp, pero todo cambia y el delito también es capaz de reinventarse y perfeccionarse. Una estafa puede estar dirigida hoy a chupar unos céntimos o gran cantidad de euros, y mañana dirigirse a la información, que después puede convertirse en un activo invaluable para cometer chantajes de grandes proporciones.

Por ello resulta útil entonces que conozcamos las principales estafas de WhatsApp, las que relacionamos en este artículo brevemente.

Saber de ellas nos permite estar alertas y no pecar de inocentones o ingenuos, pero también debe ilustrarnos y hacernos comprender que por día pueden surgir miles similares. Por tanto, si particularmente detectas una o algo que se parezca a una estafa, denúnciala de inmediato para evitar que los malhechores se hagan con la suya.

WhatsApp Spy, timo muy extendido

Hace relativamente poco tiempo una supuesta app que permitía espiar las conversaciones de contactos y usuarios de WhatsApp causó furor en las redes sociales, donde era promocionada con verdadero rigor profesional.

Nombrada WhatsApp spy, y con una web oficial y todo, muy similar a la de la aplicación original, la invención logró engañar a muchas personas que pagaron por ella y se llevaron una gran desilusión al ver que no era más que una estafa muy bien trabajada.

Sin embargo, esta estafa conlleva un debate más serio, y es que espiar es un delito penado por la ley. Nadie, bajo ninguna circunstancia, tiene la potestad de violar la privacidad e intimidad de una persona, lo cual es además un acto inmoral.

Por tanto, esta estafa, insalvable por su condición de fraude, castigó además a personas con malas intenciones.

Estafas de los ticks dobles

La funcionalidad de la doble palomilla o check de WhatsApp siempre han estado envueltas en polémicas. Esto responde a quejas objetivas por parte de muchos usuarios que no desean que sus contactos conozcan si el mensaje llegó y mucho menos si fue leído, lo cual a su vez puede deberse al hecho de que se está evitando conversar con alguien en específico o a muchos otros escenarios.

Conocedores de las molestias que despiertan los checks en muchos, los estafadores idearon un plan bastante sólido.

Promocionaron un programa que supuestamente eliminaba las palomillas y con ello engañaron a muchos, que pagaban por él y al igual que en el caso de WhatsApp Spy se llevaron un fiasco al ver que era un burdo engaño.

Esta estafa aún puede estar flotando por ahí, por lo que te aconsejamos que adviertas a tus amigos enemigos del doble check.

Además, hazles conocer que Whatsapp trabaja para que en las futuras versiones el usuario pueda configurar el asunto de las palomillas, por lo que no hará falta gastar un céntimo. Basta esperar sólo un poco.

Cuidado con el “Dime si te llegan mis mensajes”

A pesar de ser la más infantil de todas las estafas que aquí consignamos, es probablemente de las que más personas ha atrapado.

Resulta que sus ideólogos hacían llegar un mensaje a usuarios de WhatsApp desde el número 25568, en el que ponían lo siguiente:

“Te estoy escribiendo por Whatsapp. Dime si te llegan mis mensajes”.

Desde pequeños nos enseñan que no se aceptan regalos ni conversaciones de extraños, pero tal vez por el ansia de comunicarse con nuevas personas, muchos usuarios de WhatsApp caen en la trampa y responden, regalando de paso una suma que oscila desde 35 céntimos hasta siete euros, o lo que es lo mismo, varios minutos de conversaciones telefónicas tradicionales.

La fiebre del oro

Como si se tratase de la histórica fiebre del oro que llevó a muchos hombres a una búsqueda desenfrenada en el oeste salvaje norteamericano, donde varios hallaron la muerte y nada de oro, una cantidad para nada despreciable de usuarios y admiradores de WhatsApp cayeron en la trampa de una supuesta edición de la fiebre del oro 2.0.

La estafa consistió en promocionar una edición WathsApp “de oro” o “premium”, que contenía bellos wallpapers y emoticonos nunca antes vistos, lo cual fue suficiente para atrapar a muchos usuarios que desprendidamente pagaban 36 euros en un SMS que supuestamente les mandaría el link para bajarse la app.

No existe tal cosa como una edición de oro y no está en plan de los desarrolladores oficiales, así que ya sabes, no caigas en engaños ni fraudes de pillos y bandidos. Soy ingeniosos, pero si permaneces informado y no pecas de ingenuo, muy poco podrán hacer contra ti.