¿Cómo ser más productivo teletrabajando desde casa?

El teletrabajo se ha instaurado como una de las formas más sencillas y efectivas de mantener nuestras jornadas laborales en tiempo de pandemia. Aunque no una herramienta nueva pues se utilizaba antes de que el Covid-19 la hiciera obligatoria, la verdad es que su popularidad creció debido a la situación que todo el mundo está viviendo en la actualidad.

Trabajar desde casa es algo que muchas personas ansían, aunque la verdad es que requiere altas dosis de autodisciplina, sobre todo si quieres que tu tiempo rinda y puedas hacer otro tipo de actividades. Incluso, muchas personas pasan horas en el computador, y luego se sorprenden por no avanzar en sus labores.

Esto se debe a que solemos entretenernos con redes sociales, realizando lecturas casuales y viendo vídeos. La vida actual ofrece una gran cantidad de opciones de distracción. El objetivo de este texto te darte algunos consejos con los que puedas sacar el máximo provecho al tiempo de trajo, rendir todo lo que siempre has querido y alcanzar las metas tanto grupales como personales. Si quieres más información te recomendamos el artículo de GranadaHoy Qué es el Home Office y 9 herramientas imprescindibles para el teletrabajo.

Espacio de trabajo confortable

Ten en cuenta que el lugar de tu casa dedicado para el trabajo solo debe estar dedicado para ello. El resto de los espacios: camas, sofás e incluso la cocina; están prohibidos. Mantén tus espacios separados. Poner límites entre tu vida laboral y personal es uno de los primeros pasos para aumentar la productividad.

Nuestra recomendación es que uses una mesa limpia, ordenada, donde te sientas a gusto trabajando. Por eso, no escatimes recursos para sentirte cómodo. Eso se debe a que pasarás una gran cantidad de horas en ese espacio, por lo que estar lo más cómodo posible será una ventaja que no debes dejar de lado.

Establece tus rutinas

La estabilidad será otro de los puntos clave para mantener un buen ritmo de trabajo en tu diario vivir. De esa manera, tu cuerpo sabrá cuáles son las horas de trabajo y cuáles las de descanso. Para ello, te recomendamos que establezcas un horario que se adapte muy bien a tus características, y en el cual incluyas todas las necesidades que tengas.

No te preocupes si no aciertas a la primera, eso es parte del proceso. Lo mejor que puedes hacer es probar con diferentes opciones hasta que llegues a la rutina que te motive. Solamente tú sabes cuáles son los horarios que mejor funcionan para ti y cómo implementar bien el tiempo para cumplir tus objetivos.

Planifica cada día

Una de las partes más complejas es decidir qué hacer. La verdad es que la estrategia de ir a ciegas no sirve de mucho, tienes conocer tu ruta de acción cada día. Lo mejor que puedes hacer es que cada noche dediques un poco de tiempo para escribir lo que quieres hacer al día siguiente. De esa manera, te acostarás sabiendo y teniendo en mente cómo funcionarás al alzarse el sol. Una vez te levantes, tendrás tus ideas claras y comenzarás el día con una meta específica.

Claro está que para saber qué harás cada día, deberás revisar tu semana y los proyectos que tienes en ella. Para ello, cada ciertos meses es recomendable hacer una planificación panorámica, así sabrás con mayor exactitud a dónde te dirigirás.

Trabaja en bloques de tiempo

Aunque trabajar y producir es importante, también lo es hacerlo en bloques de tiempo. Ello se hace alternando trabajo con pequeños descansos. De esta manera, mantendrás una mejor concentración, eliminarás las interrupciones, evitas el agotamiento y por lo mismo, la productividad y creatividad aumenta. Aunque no es una técnica para todas las personas, pero sí es una técnica que puede traer bastante beneficio en tu entorno laboral, sobre todo ahora en tiempos de coronavirus.